No preferencias

luces

Cada día es un nuevo reto para  mí para no rumiar y silenciar las preferencias. Mientras menos me resisto a las cosas que pasan y me abro, me siento mucho mejor. Antes solía sostener mis preferencias con mucho fervor y sentía mucho malestar por ello.

A veces me río de mí misma, antes me gustaba meditar con sonidos de pajaritos, gaviotas, etc, etc, pero la realidad es que he tenido que meditar con ruido de camiones, buses, carros, sirenas, etc. El problema era mis preferencias y mis pensamientos pegajosos sobre ellas

Ahora tengo una estructura de pensamiento más flexible, aunque para tener flexibilidad primero hay que relajar la mente. Este bello poema del poeta uruguayo Mario Bennedetti, resume muy bien la filosofía zen y una actitud de apertura

benedeti

 

Así que acepto, deja que hierva las sensaciones, solita se autolibera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s