meditacion y mística cristiana

poema-zen

Creo que este año que se acaba ha sido un poco desordenado en mi vida, pero lo cierro feliz por haber descubierto algo muy valioso . Me he reconciliado con el Cristianismo y he descubierto una curiosidad y plenitud en la mística cristiana.

Nunca me sentí cómoda con la religión que me profesó mi cultura, cuando iba al colegio solía recitar el rosario como un loro, pero sin entender el sentido y el porqué. Leí este bello poema del místico San Juan de la Cruz y entendí que Dios no está lejos, está dentro de ti , solo guarda silencio, ve más allá de la rutina y siente esa claridad de la mente más allá de espacio, tiempo y apegos…. Deja que entre la luz.

El meditación  me acercó a Dios y comprendí su enorme relación con la mística cristiana y la importancia de la experiencia personal de la fe

Yo no supe dónde estaba,
pero, cuando allí me vi,
sin saber dónde me estaba,
grandes cosas entendí;
no diré lo que sentí,
que me quedé no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo. SJC

Sentí la fragilidad de mi cuerpo

pero no era importante

es esa luz que trasciende

más allá de mis apetitos

es la vida misma

Anuncios

No preferencias

luces

Cada día es un nuevo reto para  mí para no rumiar y silenciar las preferencias. Mientras menos me resisto a las cosas que pasan y me abro, me siento mucho mejor. Antes solía sostener mis preferencias con mucho fervor y sentía mucho malestar por ello.

A veces me río de mí misma, antes me gustaba meditar con sonidos de pajaritos, gaviotas, etc, etc, pero la realidad es que he tenido que meditar con ruido de camiones, buses, carros, sirenas, etc. El problema era mis preferencias y mis pensamientos pegajosos sobre ellas

Ahora tengo una estructura de pensamiento más flexible, aunque para tener flexibilidad primero hay que relajar la mente. Este bello poema del poeta uruguayo Mario Bennedetti, resume muy bien la filosofía zen y una actitud de apertura

benedeti

 

Así que acepto, deja que hierva las sensaciones, solita se autolibera